Proyecto de escritura

12 mayo 2009

Alcohol ¿Gran problema para la sociedad?

Filed under: Textos expositivos: resolución de problemas — elsevillano @ 15:29

El consumo de drogas, el alcohol entre ellas, en la adolescencia es uno de los problemas más frecuentes que hallamos en nuestra sociedad juvenil.

 La facilidad para conseguir dichas sustancias y la permisibilidad de los adultos ante ello, ha llevado a que los chicos y chicas crean que lo normal es emborracharse para pasarlo bien y que no hay consecuencias ni a corto ni a largo plazo.

 El “raro” es aquel adolescente que, por su trayectoria educativa o por su consciencia del peligro que conlleva el uso excesivo de esos productos, no los usa para disfrutar en su tiempo de ocio.

¡Hasta los adultos ven extraña esa actitud, cuando debería ser lo normal!

La educación de los jóvenes es, ante todo, responsabilidad de sus padres. Son ellos quienes han de dar ejemplo y explicar claramente a sus hijos dónde les puede llevar la toma de alcohol excesiva.

La escuela, los compañeros, la sociedad… han de estar alerta y dar apoyo a las familias pero nunca pueden sustituirla. ¡De nada sirven las leyes, los registros, las prohibiciones…, si todos nos las pasamos por el forro! Las discotecas ofrecen cualquier producto sin pedir carnet, los amigos buscan la manera de conseguirlo, los padres les ríen las gracias cuando llegan borrachos a casa y lloran, se culpan, cuando pierden la vida o provocan la muerte de terceros por conducir en estado de embriaguez.

¿Cuánto dinero le cuesta a la sociedad la rehabilitación de esos muchachos? ¿Cuánto se gasta en pensiones por la incapacidad de los que sobreviven (física o psicológicamente)?…

¿Es problema del gobierno? O ¿es problema de todos? Buscar soluciones ante ello es complicado si no lo vemos como tal. Hallar un límite de aceptación…. Nunca nos pondríamos de acuerdo en ello. ¿Qué cantidad es buena o mala…?

¿Soluciones? Solo veo lo que ya he ido introduciendo en el escrito: “QUE TODOS LO VEAMOS COMO UN PROBLEMA A SOLUCIONAR Y QUE TODA LA SOCIEDAD Y SOBRE TODO LA FAMILIA, SE IMPLIQUE EN ELLO”.

                                                                                                                                                                                        Ferran Sevillano Garcia

Anuncios

11 mayo 2009

¡Respetemos la Naturaleza!

Filed under: Textos expositivos: resolución de problemas — b1fmgonzalez @ 15:52

La Naturaleza es todo lo que nos rodea, ya sea el insecto más pequeño, pasando por hamsters o elefantes hasta el pino más alto que nos podamos encontrar. Cada uno de estos elementos que comporta nuestro ecosistema hace de nuestro planeta algo increíble. A parte de que los árboles nos den esa satisfacción cuando paseamos por el bosque, gracias a ellos podemos respirar ese aire que aparentemente está limpio.

 Esa apariencia, se ve entrecomillada a causa de la excesiva contaminación que las fábricas, los seres humanos con la utilización del coche, el jabón que no es biodegradable, i entre otras cosas, hacen de este planeta, un mundo insostenible. Pero el problema crece cuando los árboles son talados por las grandes fábricas para tener terreno libre para la urbanización.

 Otro problema que nos rodea, es que según la cadena alimenticia el más grande se come al pequeño, pero si el pequeño que es herbívoro  se muere antes  de que sea digerido por el grande por que no tiene comida, este tendrá el mismo destino que el pequeño, es decir, se morirá.

Aparte de estas “muertes naturales” también nos encontramos con las cazas de animales como osos polares, linces, etc. Puesto que  la caza de estos animales están prohibidas por que se encuentran en peligro de extinción, aún, por desgracia, siguen sucediendo.

 Por otra parte, los animales son independientes y comen para sobrevivir, pero si se acostumbran a que se les de comida ese instinto lo acabarán perdiendo. Por lo tanto, no sabrán cazar y morirán. 

Todo esto tiene una solución, es decir, nosotros como seres responsables tenemos que dejar el mundo lo más limpio posible para las generaciones posteriores y no agarrarnos al tópico Carpe diem. Para esto podríamos gastar menos agua, utilizar jabón biodegradable, no abusar de la tala de árboles, tomar medidas más rigurosas contra los cazadores, intentar no dar comida a los animales que estén en una reserva, etc. Pero si esto no se lleva a cavo des de un punto de vista colectivo, no haremos nada.

Meritxell González Robert

2º B

29 marzo 2009

El Cuarto Mundo

Filed under: Textos expositivos: resolución de problemas — elsevillano @ 21:01

Cuando hablamos del Cuarto Mundo nos referimos a  la población que vive en condición de desprotección o riesgo social en áreas pertenecientes al primer mundo.

           La distribución desigual de la riqueza en los países del primer mundo ha aumentado la distancia que separa a las personas ricas de los grupos más desfavorecidos.

La miseria siempre ha estado presente en nuestra sociedad. Siempre han existido ricos y pobres. Pero es ahora cuando esta diferencia se hace más patente.  A medida que la economía del mundo occidental crece, también aumenta el número de personas a las que esta riqueza no llega. Podemos encontrar ancianos desamparados, viudas y madres sin recursos, niños abandonados, explotados o prostituidos, marginados sociales, mendigos, personas sin hogar, sin protección oficial… Todo ello al lado de casa.

El término Cuarto Mundo también se usa para separar a los países en estado de marginalidad y precariedad absoluta de los países en desarrollo y los emergentes.

Para combatir este problema social podemos encontrar algunas soluciones, como:

a) Ofrecer a estas personas un lugar de trabajo digno donde puedan desarrollarse como individuos y que cobren un salario con el cual puedan sobrevivir. Siempre respetando su capacidad y educándolos para poder desarrollar una actividad.

b) O que parte de los impuestos que pagamos fuesen directamente para la educación y la creación de puestos de trabajo, y además, que el estado subvencionase a las empresas que colaboraran con estas personas.

El gobierno debería prestar más atención a los problemas internos y algo menos a los demás países a la hora de donar dinero. Estoy de acuerdo que ese dinero ayude a gente necesitada del exterior,  pero es que aquí, en nuestro país, también hay y a veces da la sensación  que los gobernantes no lo vean. 

Ese dinero serviría para construir albergues donde pudieran dormir, psicólogos que pudieran ayudarlos a superar ese bache de su vida que les ha llevado a esa situación…

En mi opinión deberíamos ayudarles ya que son personas y como tales, merecen un respeto  y un derecho a vivir en mejores condiciones.

                                                                                                                           Ferran Sevillano Garcia

16 marzo 2009

El fracaso escolar

Filed under: Textos expositivos: resolución de problemas — meryhereu @ 17:09

El Fracaso escolar viene dado cuando el alumno desaprovecha sus recursos intelectuales y no consigue los objetivos propuestos para su nivel y edad.

Según las estadísticas uno de cada cuatro alumnos fracasa en Catalunya. En la ESO se vienen abajo un 35 % de los alumnos y en Bachillerato un 48 %, casi la mitad. Si hablamos de asignaturas, donde más fracaso hay es en las matemáticas, en las lenguas extranjeras y en las lenguas comunes. Estos datos son lo suficientemente significativos como para buscar una solución urgente.

El fracaso escolar tiene graves consecuencias en la sociedad. Para erradicar este problema primero se tiene que encontrar su origen, que pueden ser los trastornos emocionales o los de aprendizaje. Después, encontrar una solución, teniendo en cuenta que las piezas claves son los padres y el profesorado.

Estudios hechos en varios países indican que el fracaso escolar puede surgir por varias causas. Por una parte, causas intelectuales, es decir, la edad física no se ajusta con la intelectual , lo que crea falta de comprensión, un lenguaje deficiente, falta de memoria y de concentración.

Por otro lado está el problema de la motivación. Muchos alumnos creen que lo que están estudiando no va a servir para su futuro, con lo cual se desmotivan. También influye la falta de reconocimiento del esfuerzo por parte de padres o profesores hacia el hijo o el alumno.

Algunas causas están producidas por problemas orgánicos, como enfermedades físicas que provocan el absentismo escolar, los problemas visuales o los de orientación.

Otras causas son los problemas emocionales. Un mal ambiente familiar puede crear inseguridad o falta de afectividad. Por el contrario, una sobreprotección puede llevar problemas de inseguridad. Un problema emocional sería, también, la hiperactividad.

Incluso problemas técnicos pueden llevar al fracaso. Muchos alumnos no saben estudiar, con lo que les cuesta asimilar una asignatura y, por tanto, se desaniman.

Algunas causas del fracaso están en el centro docente. Una programación inadecuada podría llevar al fracaso, por ejemplo, tareas de un nivel superior al que le corresponde al alumno (no todos los alumnos rinden por igual). O bien una falta de coordinación entre los cursos, clases con demasiados alumnos, falta de soporte por parte de especialistas e incluso se ha dado el caso de que el profesor transmita inseguridad al alumno.

Como se ha dicho en párrafos anteriores, el fracaso escolar conlleva graves consecuencias, tanto personales como sociales e institucionales.

Cuando decimos que el fracaso tiene consecuencias personales nos referimos a que cuando un profesor hace una valoración (exámenes) y el resultado es negativo, afecta a la autoestima, a la motivación y a la forma de ser de la persona.

Por otro lado, un individuo sin estudios o estudios inacabados tiene problemas para entrar en el mundo laboral, por tanto le es más difícil seguir el ritmo de la sociedad.

Otra consecuencia es la mala fama de la escuela o instituto donde el número de fracaso escolar sea muy elevado. Indica que algo pasa en esa institución. quizá que no tienen los recursos adecuados para que los alumnos rindan más.

Para finalizar, estaría muy bien enumerar una serie de soluciones para el fracaso escolar, pero no siempre es fácil. Como ya se ha dicho, para erradicar este problema primero se tiene que encontrar su origen, y en muchas ocasiones la causa no se ve o es difícil de encontrar.

Muchos de estos problemas se pueden solucionar con la ayuda de un terapeuta, tanto los trastornos emocionales como los de aprendizaje. Los padres y el profesor son los que se tienen que dar cuenta de la evolución de la persona y ponerle la ayuda necesaria. Un logopeda, un psicólogo, un educador especial, un refuerzo son profesionales que pueden ayudar a que el alumno consiga superar el objetivo marcado.

Y por último, no hay que descartar la intervención de los padres y profesores. Son piezas primordiales para el buen progreso de aprendizaje, por ejemplo, querer a la persona por lo que es y no por su éxito, enseñarle a tomar decisiones y responsabilidades, no compararla nunca con un hermano o amigo, valorarla en todo momento, no desanimarla cuando fracasa, fomentar la lectura, ayudarla a convertir el estudio en un hábito.

Aparte de estas posibles soluciones, quizás también estaría bien mirar y estudiar por qué en España hay un 28,9 % de fracaso escolar, mientras que en Suecia, existe sólo un 7,3 %. ¿Qué es lo que está pasando?, ¿No será, quizás, el sistema educativo?, ¿O es un problema social?

Maria Hereu

La competencia en lengua castellana

Filed under: Textos expositivos: resolución de problemas — roserdorda @ 10:00

El arte de escribir es la magia de saber transmitir al lector una serie de sentimientos y experiencias trazando las líneas y signos propios de una lengua. En definitiva, una forma barata de viajar. Sin embargo, es el único arte que no puede expresar del todo sentimientos, ideas, conceptos… Las palabras se quedan cojas.

Personalmente, no estoy domada para escribir correctamente. El factor más influyente es el grado de interiorización de la lengua materna; en mi caso, el catalán respecto del castellano. Mis composiciones cargadas de ilusión cada vez pierden más el sentido. Me limito a dejar fluir una serie de emociones que se entierran dentro de mí. No es por falta de motivación sino que el bloqueo va jugando con su pieza favorita, es decir, no sé escoger las palabras idóneas para transmitir sentimientos. Mis párrafos están destinados a podrirse dentro de la nada.

Para poder afrontar esta ola de equivocaciones léxicas y semánticas, tendría que impregnarme de buena literatura, como por ejemplo la de Eduardo Mendoza, cuyas obras llenarían mi mente de recursos para escribir correctamente; como por ejemplo, obras como ¿Quién se acuerda de Armando Palacio Valdés?; pero posiblemente nunca llegue a crear nada semejante a un texto adequado y coherente como los de Mendoza.

Mi peor pesadilla es formar parte del olvido, es dexir, que nadie alce la cabeza cuando oiga mi nombre.
Pero si lograse escribir de manera penetrante, permanecería viva durante mucho tiempo. Esta motivación me puede impulsar a escribir como nunca lo he hecho anteriormente. Pero para que preocuparme por un supuesto futuro, si actualmente soy una más entre la multitud.

Sería conveniente dejar de escuchar televisión basura y aparcar las revistas cuyos objetivos son aumentar su audiencia. Estos olvidan la forma en que se transmite la información. Los cotilleos nunca preguntarán qué es poesía, y mucho menos responderán que poesía eres tú, como lo haría Gustavo Adolfo Bécquer. De todos modos, lo que vende actualmente es la porqueria periodística.

Otra de las alternativas sería dejar de lado la traducción inmediata del catalán al castellano. Cambiar mi estructura mental y comenzar a pensar en castellano. Sustituir un “¡anem al gra!” por un “¡manos a la obra!” o un ¡“bona nit i tapa’t! por un “¡apaga i vámonos!”. Un ejercicio mental cuyo objetivo es encontrar la fluidez a la hora de escribir. Pero, sinceramente, es una misión imposible puesto que siempre estoy en ambientes catalanes.

Otra de las posibles soluciones es huir del castellano callejero que contagia arbitrariamente mis textos. Un especie de dialecto popular que está contaminado de incorrecciones y que culmina en mis redacciones, atacando a personas tan indefensas como yo, personas que por mucho que intentan remediar su problema se ven derrotadas día tras día por páginas en blanco como esta que tengo en mis manos.

15 marzo 2009

EL SUBDESARROLLO DEL CONTINENTE AFRICANO

Filed under: Textos expositivos: resolución de problemas — Laia @ 21:59

Actualmente, aunque estamos sumergidos en una crisis económica, los europeos nos deberíamos considerar países ricos si nos comparamos con continentes vecinos, como es el africano.

África es un continente con un problema concreto: no está desarrollado. Las causas de este subdesarrollo son económicas, políticas, sociales, culturales y a ello se le suman las desventajas geográfica, climática y topográfica, todas ellas relacionadas.

La actividad económica de los estados africanos está basada en una economía de subsistencia, fundamentada en productos agrícolas y mineros de explotación. La dependencia de la explotación limitada a unos productos básicos pone continuamente en duda los precios en el mercado internacional, ya que muchos de los países se dedican únicamente a un producto. Un ejemplo de ello serían Senegal y Gambia con los cacahuetes, la Costa de Ivori con el cacao, Zimbawe y Malawi con el tabaco…aunque también hay estados como Líbia y Gabón dedicados al petróleo, que tienen una gran importancia para la economía mundial, lo que comporta que las oscilaciones de los precios sean menores que en los demás estados.

Los factores políticos también han tenido un gran protagonismo para que África esté subdesarrollada. Es consecuencia de los regímenes dictatoriales, de los crónicos enfrentamientos entre países y de las luchas por el poder. La política es el gran obstáculo ya que existe una gran corrupción en las administraciones y en los gobiernos africanos.

Los factores económicos y políticos afectan a la sociedad africana de manera que hay un bajo nivel de renta por habitante y, por lo tanto, una malnutrición generalizada con altas tasas de natalidad y mortalidad, también consecuencia de la falta de servicios sanitarios y de agua potable. El bajo índice de alfabetización comporta que dispongan de un personal reducido con cualificación suficiente para promover, organizar y administrar el proceso de desarrollo.

Por esta razón es necesario buscar continuamente soluciones, para que no se agrave el problema.

Serían de gran ayuda las inversiones extranjeras que posibilitaran la creación de una industria africana que mejorase la actual red de transportes, incompleta, insuficiente.

A la gravedad del problema político le sigue la necesidad de encontrar una solución. Los ciudadanos y gobiernos de los países desarrollados son quienes tienen también que poner manos en el asunto, ya que disponen de recursos para hacerlo. Así que, desenmascarar a los responsables políticos, militares, empresariales que dificultan o impiden el desarrollo de millones de personas es también necesario. Como ayudar al continente africano a ser un continente democrático, en el que el pueblo participe y ayude a promover el proceso del desarrollo.

Mientras tanto, en los países desarrollados la gente es esclava del consumismo. Unos cuantos países son cada vez más ricos mientras la mayoría es cada vez más pobre, lo que comportará, a la larga, un mundo inhabitable.

Laia Mondéjar

12 marzo 2009

Inocencia interrumpida

Filed under: Textos expositivos: resolución de problemas — Elisabet @ 18:28

Casi todo el mundo ha sido alguna vez objeto de burla en la escuela. Si alguien se cae, se equivoca o simplemente hace algo un poco torpe quedará en ridículo durante un rato, hasta que alguien más cometa otra tontería. Si bien estas situaciones, además de embarazosas, pueden resultar divertidas para la víctima, esto cambia cuando se trata de algo permanente y cruel.

El bullying o acoso escolar es un tema del que sólo se habla recientemente, aunque se trata de una realidad tan antigua como las escuelas. Profesores, abogados y psicólogos hablan y hablan sobre las causas del acoso escolar, intentando buscar soluciones para pararlo. Sin embargo, la realidad es que cuando un joven está siendo víctima de este martirio, no hay ayuda. ¿Podría haberla? Probablemente sí. Pero cuando el acoso es emocional y psicológico, se torna invisible a los ojos de las únicas personas que pueden ayudar: los profesores.

Los rasgos que atraen al acosador son infinitos, tal como la obesidad o la homosexualidad. Cuando el acosado empieza a recibir un mal trato por parte de compañeros del aula, cree que es por algo que ha hecho mal e intenta solucionarlo. Pero finalmente, entiende que le ha tocado, como a quien le toca la lotería, ser una víctima a causa de algún aspecto de su personalidad o de su físico.

Cuando la víctima se da cuenta de que su situación no es temporal, es decir, cuando se da cuenta de que sufre acoso escolar, recurre a la familia. Ésta, después de afirmar que no puede hacer nada, le aconseja al joven que pida ayuda a su profesora o tutora. Cuando lo hace, lo único que recibe son dudas: “¿puedes probarlo?” o “¿y tú qué les has hecho?” suelen ser las respuestas más recurrentes. Para combatir el acoso escolar es necesario que, desde el primer momento, los profesores vean a una persona, y no a un alumno de treinta que hay en el aula. Pues esa persona, ese niño o esa niña, está sufriendo algo horrible. El acoso, en ocasiones, no se puede ver, pero puede llegar a matar por dentro a una persona cuya inocencia se ve interrumpida prematuramente.

Son muchas las posibles soluciones a este problema. Obviamente, no se puede solucionar el hecho de que haya gente a la que le gusta hacer daño, y no se puede arreglar el daño ya hecho, pero se puede poner punto final a la situación, para que la víctima pueda rehacer su vida, donde y con quien sea. Existen medidas iniciales y medidas más drásticas, cuando las anteriores no funcionan.

Para empezar, es necesario no crear presión en la víctima. Los profesores, en esta situación, deberán tener tacto y no forzar al alumno a explicar qué le hacen o por qué, pues esa pregunta no tiene respuesta para él. Una vez que se saben los nombres de los acosadores, es necesario hablar con ellos, pero no es aconsejable reunirlos con su víctima; eso sería demasiado duro para ella.

Hace falta concienciar a los acosadores de que lo que están haciendo está mal de todas las maneras posibles. Pero, en incontables ocasiones, estos acosadores carecen de cualquier tipo de empatía o código moral. Sin entrar en discusiones sobre de quién es la culpa, aunque es obvio de quién lo es, se debe recurrir a otros métodos. El más efectivo es amenazarles con avisar a sus padres o con expulsarles. Muchas veces, sin embargo, los acosadores no se ven afectados en absoluto por estas amenazas, ya que o bien van al colegio a calentar la silla o bien realizan con sus padres lo mismo que con el alumno acosado. También existe la posibilidad de que tengan engañados a sus padres respecto a su verdadero comportamiento; los padres negarán que su hijo pueda hacer algo tan malo a otras personas.

Cuando este primer paso no sirve, podemos pensar que estamos en un callejón sin salida: la víctima no puede dejar de asistir a clase y perder el curso sólo por culpa de los acosadores, aunque si fuera su decisión, lo haría. Es importante que los padres no dejen que esto ocurra, pues cuando la situación termine puede haber muchos arrepentimientos.

El siguiente paso podría ser conceder ayuda psicológica; éste es un tema delicado. La víctima, al recibir esta noticia, sentirá que está siendo tratada como si tuviera un problema, cuando en realidad, seamos realistas, el problema es de los acosadores. Sin embargo, la ayuda psicológica podría ayudar al alumno de distintas maneras, por ejemplo, haciéndole comprender que él no tiene la culpa de nada. Si no lo hace, bien porque el alumno tenga unas ideas muy claras sobre la situación, o bien porque sea una persona muy sensible y cerrada, no se debe abandonar el tema para dejar que continúe hasta que la bomba estalle.

Cuando la situación está en pleno desarrollo y los acosadores se niegan a acabar con el acoso, el acosado recurrirá a otras opciones, más drásticas, para salir de este pozo. Pero ambas opciones requieren procesos legales o burocráticos. Se trata de denunciar a los acosadores o demandar un traslado de escuela. Los profesores, que son los primeros que reciben esta noticia, se achantan ante ella, afirmando que “es una medida demasiado drástica y peligrosa” (respecto a la denuncia) y “no estamos en el plazo de matriculación, no habrá plazas o no se puede” (respecto al traslado). La impotencia del acosado es inmensa ante esta situación. Legalmente, deberían facilitarse estas dos posibles soluciones, pues se están violando los derechos de la víctima, y un joven merece que se haga justicia, como lo merece un adulto.

Sólo es necesario que una de estas soluciones sea efectivas. Cada caso de maltrato escolar es un mundo, y cada víctima y acosador lo es, así que no existe certeza de qué método funcionará. En caso de que ninguno funcione, la familia juega un papel esencial: a través de palabras y de gestos es necesario concienciar al hijo de que no tiene ningún problema que le evite ser querido y valorado.

Una persona que ha sufrido acoso escolar puede superar la situación, pero jamás la olvidará. Y esta experiencia puede traerle problemas para confiar en la gente en el futuro. Pero el simple hecho de sentir que hubo gente con ella puede cambiarlo todo.

Elisabet Llamas

LA DROGADICCIÓN

Filed under: Textos expositivos: resolución de problemas — ka17 @ 18:23

La drogadicción es una enfermedad muy grave y cada vez más abundante. Provoca la dependencia de sustancias que afectan al sistema nervioso y a las funciones cerebrales.

Esta dependencia produce alteraciones en el comportamiento pero también en la percepción, el juicio y las emociones.

Hemos de tener en cuenta que las drogas no solo son la cocaína, la heroína y semejantes, sino tamién el tabaco y el alcohol.

El alcohol es la droga más consumida según las estadísticas, ya que es la más fácil de conseguir. Entre un 70% y un 80% de la población joven consume alcohol, y de estos un 5% presenta síndrome de dependencia alcohólica; además, un 25% de los jóvenes son abstemios, es decir, beben sólo en algunas ocasiones sin pasarse.

Sobre el tabaco, se ha mostrado un descenso entre los hombres fumadores, pero por el contrario, un aumento en las mujeres fumadoras que además son jóvenes.

En líneas generales, la marihuana es la segunda droga más consumida por los jóvenes, dejando el tercer lugar a los alucinógenos.

Además, debemos saber las causas más importantes de la drogadicción, si queremos intentar parar el consumo abusivo, ya que así sabremos dónde atacar. Los casos más abundantes de drogadictos son a causa de los amigos, que consumen droga y presionan de alguna forma a otro amigo para que la pruebe, pero también tiene otras causas; como pueden ser los problemas personales, el maltrato, el paso por alguna situación violenta, la muerte de algún amigo… Aunque si se le pregunta a un adolescente porqué consume drogas, seguramente responderá que es para divertirse, o para aislarse de los problemas, para probar cosas nuevas. La mayoría de ellos no tienen conciencia de lo que eso implica, y cuando se ven allí dentro ya no es fácil salir.

Así que se tendrían que hacer más anuncios publicitarios exponiendo los problemas que tienen las drogas, la vida antes y después de ellas. Pero sobre todo es importante que estos anuncios sean protagonizados por jóvenes, con imágenes impactantes, que llamen la atención.

También sería bueno que hubiera más videos donde se muestren los procesos de fabricación de las drogas, ya que es impresionante ver todo el proceso de las drogas antes de que lleguen a nuestras manos.

En el colegio, se podrían programar visitas de ex drogadictos para que hablaran con los jóvenes sobre todo lo que han tenido que pasar; cómo estaban antes de caer en las drogas, cómo sufrían el durante y cómo se sienten al después, el recorrido de su vida. Ligado a las conferencias también podrían hacerse visitas a los centros de desintoxicación y dar más información sobre todo lo que hacen allí.

Otro punto importante es el de hacer que haya más policías en las salidas de los institutos y escuelas, ya que es un sitio donde la droga está muy presente actualmente.

No podemos hacer desaparecer la droga, pero sí podemos disminuir el consumo de estas.


Carla Monfort

Como combatir el estrés en las ciudades

Filed under: Textos expositivos: resolución de problemas — martg30 @ 18:18

 

Hoy en día el estrés se ha convertido en un problema habitual, sobre todo para las personas que residen en ciudades. Acostumbradas ya a recibir una gran cantidad de estímulos diariamente, son sometidas muchas veces a presiones que terminan en frustración.

Otros desencadenantes del estrés son el ruido, el ajetreo de la ciudad, la rutina y el poco tiempo del que disponemos para disfrutar de nuestras aficiones.

El estrés es también la mayor causa de baja laboral, debido al agobiante ritmo que sufre el ser humano en un medio tan cambiante como la sociedad moderna actual.

 

Pero podemos aprender a combatir el estrés mediante diversos métodos. Primero, cuando nos encontremos en una situación de estrés hemos de ser capaces de relajarnos a través de respiraciones pausadas.

 

Otras acciones que contribuirán enormemente a combatir el estrés son, por ejemplo, realizar algunos cambios en nuestra rutina, ya sea aprovechar el fin de semana para ir de excursión a la naturaleza o planificar breves periodos de vacaciones. También puede favorecernos practicar ejercicio antes de dirigirnos al trabajo o realizar algún entretenimiento como pintar o leer, incluso si tenemos contacto con animales podemos adquirir un gran bienestar. Y nunca dejar de llevar a cabo una alimentación sana y equilibrada.

 

 El estrés de las ciudades es combatible, no debemos dejar que merme nuestra calidad de vida y salud. Llevando una vida más relajada y con paréntesis, conseguiremos superar el problema del estrés, tan común en las ciudades modernas de hoy.

 

Marta Torrejón García

Estudia a tiempo

Filed under: Textos expositivos: resolución de problemas — Marta Martorell @ 16:52

Ha llegado el gran día. Me despierto a las 5.00 de la mañana para hacer una lectura rápida al resumen que debería haber estudiado este fin de semana. Empiezo a leer, cada vez me salto más párrafos y no entiendo nada. Ya no hay más tiempo. Salgo con la esperanza de que el profesor no venga y tenga un día más para estudiar. Sé que sólo me haría repetir mi rutina, pero la esperanza es lo último que se pierde.

Esta es la situación en la que se encuentran muchos estudiantes adolescentes antes de hacer un examen. Se han acostumbrado al hábito de estudiar a última hora y la pereza se ha convertido en la protagonista de su estudio. Están hartos de escuchar recomendaciones: planificar el estudio y cumplir esa planificación, mantener un ritmo de trabajo diario sin retrasar su comienzo. Sin embargo, a veces estas soluciones no son las aconsejables para determinadas personas, que tienen una mayor facilidad para aprender y confían en ello para poder estudiar a última hora. Es aquí donde el estudiante adopta un carácter despreocupado y le falta fuerza de voluntad y sobre todo, autodisciplina, es decir, “la capacidad de hacer lo que se debe hacer y cuando se debe hacer, nos guste o no” , tal y como nos define Napoleón Hill, un escritor estadounidense conocido por su pretigio en libros de autoayuda en todo el mundo.

La encuesta que hizo el Observatorio de la Adolescencia de Aldeas Infantiles SOS a 430 profesores de ESO muestra que apenas un 16 por ciento de los alumnos estudia de manera regular; es decir, prácticamente a diario: Mientras que la mayoría lo hace “justo antes” de los exámenes, según responden el 64 por ciento de estos profesores.

Así pues, estos datos apuntan a que, en general, nuestros alumnos están acostumbrados a estudiar a última hora. Son muchos los factores que lo condicionan: Internet, la televisión, las videoconsolas, las drogas, las amistades… En definitiva, tareas que para algunos son más divertidas que el estudio diario, el único camino hacia su futuro éxito profesional. Debe de tenerse en cuenta que, en la mayoría de los casos, los estudiantes adolescentes todavía no son conscientes de que su futuro se encuentra a corto plazo , que es necesario aprovechar bien el tiempo para tener una buena perspectiva. Por este motivo es conveniente que la sociedad inculque a los estudiantes esta realidad. Sin embargo, el estudiante debería ser consciente por sí mismo de que ha de estudiar a tiempo, pues será inútil que sus tutores, padres o profesores lo incentiven si él no muestra interés ni preocupación por ello.

Por lo tanto, la autodisciplina y la fuerza de voluntad están en manos del estudiante. Los de su alrededor sólo pueden concienciarlo para que se dé cuenta de que estudiar de esta forma no es útil, ya que sirve para aprender, no para aprobar un examen y después no acordarse de nada. Así, pues, estudiar desde el primer día es la forma de aprender ya que se aprende a fuerza de estudiar.

Marta Martorell Mora

Página siguiente »

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.