Proyecto de escritura

16 marzo 2009

El fracaso escolar

Filed under: Textos expositivos: resolución de problemas — meryhereu @ 17:09

El Fracaso escolar viene dado cuando el alumno desaprovecha sus recursos intelectuales y no consigue los objetivos propuestos para su nivel y edad.

Según las estadísticas uno de cada cuatro alumnos fracasa en Catalunya. En la ESO se vienen abajo un 35 % de los alumnos y en Bachillerato un 48 %, casi la mitad. Si hablamos de asignaturas, donde más fracaso hay es en las matemáticas, en las lenguas extranjeras y en las lenguas comunes. Estos datos son lo suficientemente significativos como para buscar una solución urgente.

El fracaso escolar tiene graves consecuencias en la sociedad. Para erradicar este problema primero se tiene que encontrar su origen, que pueden ser los trastornos emocionales o los de aprendizaje. Después, encontrar una solución, teniendo en cuenta que las piezas claves son los padres y el profesorado.

Estudios hechos en varios países indican que el fracaso escolar puede surgir por varias causas. Por una parte, causas intelectuales, es decir, la edad física no se ajusta con la intelectual , lo que crea falta de comprensión, un lenguaje deficiente, falta de memoria y de concentración.

Por otro lado está el problema de la motivación. Muchos alumnos creen que lo que están estudiando no va a servir para su futuro, con lo cual se desmotivan. También influye la falta de reconocimiento del esfuerzo por parte de padres o profesores hacia el hijo o el alumno.

Algunas causas están producidas por problemas orgánicos, como enfermedades físicas que provocan el absentismo escolar, los problemas visuales o los de orientación.

Otras causas son los problemas emocionales. Un mal ambiente familiar puede crear inseguridad o falta de afectividad. Por el contrario, una sobreprotección puede llevar problemas de inseguridad. Un problema emocional sería, también, la hiperactividad.

Incluso problemas técnicos pueden llevar al fracaso. Muchos alumnos no saben estudiar, con lo que les cuesta asimilar una asignatura y, por tanto, se desaniman.

Algunas causas del fracaso están en el centro docente. Una programación inadecuada podría llevar al fracaso, por ejemplo, tareas de un nivel superior al que le corresponde al alumno (no todos los alumnos rinden por igual). O bien una falta de coordinación entre los cursos, clases con demasiados alumnos, falta de soporte por parte de especialistas e incluso se ha dado el caso de que el profesor transmita inseguridad al alumno.

Como se ha dicho en párrafos anteriores, el fracaso escolar conlleva graves consecuencias, tanto personales como sociales e institucionales.

Cuando decimos que el fracaso tiene consecuencias personales nos referimos a que cuando un profesor hace una valoración (exámenes) y el resultado es negativo, afecta a la autoestima, a la motivación y a la forma de ser de la persona.

Por otro lado, un individuo sin estudios o estudios inacabados tiene problemas para entrar en el mundo laboral, por tanto le es más difícil seguir el ritmo de la sociedad.

Otra consecuencia es la mala fama de la escuela o instituto donde el número de fracaso escolar sea muy elevado. Indica que algo pasa en esa institución. quizá que no tienen los recursos adecuados para que los alumnos rindan más.

Para finalizar, estaría muy bien enumerar una serie de soluciones para el fracaso escolar, pero no siempre es fácil. Como ya se ha dicho, para erradicar este problema primero se tiene que encontrar su origen, y en muchas ocasiones la causa no se ve o es difícil de encontrar.

Muchos de estos problemas se pueden solucionar con la ayuda de un terapeuta, tanto los trastornos emocionales como los de aprendizaje. Los padres y el profesor son los que se tienen que dar cuenta de la evolución de la persona y ponerle la ayuda necesaria. Un logopeda, un psicólogo, un educador especial, un refuerzo son profesionales que pueden ayudar a que el alumno consiga superar el objetivo marcado.

Y por último, no hay que descartar la intervención de los padres y profesores. Son piezas primordiales para el buen progreso de aprendizaje, por ejemplo, querer a la persona por lo que es y no por su éxito, enseñarle a tomar decisiones y responsabilidades, no compararla nunca con un hermano o amigo, valorarla en todo momento, no desanimarla cuando fracasa, fomentar la lectura, ayudarla a convertir el estudio en un hábito.

Aparte de estas posibles soluciones, quizás también estaría bien mirar y estudiar por qué en España hay un 28,9 % de fracaso escolar, mientras que en Suecia, existe sólo un 7,3 %. ¿Qué es lo que está pasando?, ¿No será, quizás, el sistema educativo?, ¿O es un problema social?

Maria Hereu

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: