Proyecto de escritura

11 marzo 2009

CONVIVIMOS CON EL ESTRÉS. ¿QUÉ PODEMOS HACER?

Filed under: Textos expositivos: resolución de problemas — Mireia Bertran @ 18:45

ciudad6

El estrés que produce el hecho de vivir en la ciudad altera el funcionamiento de la mente. Ésta es la conclusión de estudios realizados por investigadores estadounidenses y australianos. Estos investigadores han confirmado que vivir en un ambiente urbano tiene efectos sobre nuestra mente.

 

Tras observar durante unos minutos una calle transitada, nuestro cerebro es menos capaz de organizar las informaciones recibidas en la memoria, explica el psicólogo Marc Berman, del Laboratorio de Neurociencia Cognitiva de la Universidad de Michigan.

 

En cambio, la naturaleza sería un elemento sumamente benéfico para el cerebro: algunos estudios incluso han demostrado que los pacientes hospitalizados que pueden ver los árboles a través de la ventana se recuperan más rápido que los que no pueden hacerlo.

 

La mayoría de la población vive en ciudades, entre los ambientes de hormigón y los automóviles, que pueden cambiar nuestra manera de pensar. Otras consecuencias que conlleva el estrés son: la disminución de nuestra capacidad de concentración, el incremento de nuestra distracción por cosas sin importancia y la agresividad, la pérdida del control de las emociones.

 

El estrés puede provocar que nuestro cerebro sea asaltado por numerosas tentaciones consumistas y ocasionarnos a la vez, graves problemas de salud como alteraciones del sueño, afecciones cardiovasculares e influir, en ocasiones, en nuestras relaciones sexuales de pareja.

 

Renato Illescas, director de psiquiatría y psicología del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), dijo que el estrés provoca de forma involuntaria que las personas que lo padecen se refugien en hábitos nada saludables como el alcohol, tabaco y comida en exceso.

 

Ante ello, el especialista recomendó tener una rutina diaria de relajación personal por espacio de 30 minutos y cuando el estrés sea muy intenso hasta de una hora para disminuir sus efectos negativos como por ejemplo el mal humor, la depresión y ansiedad.

 

El ejercicio físico es una buena forma de afrontar el estrés, porque permite canalizar la energía contenida y la tensión; una buena alimentación, sana, saludable y natural nos recarga de energía positiva; el entrenamiento en técnicas de relajación y meditación también es otro punto clave, para poder así aliviar el estado de tensión muscular y mental que provoca el estrés; fijarse metas realistas en nuestras actividades, no exigirse demasiado en casa, en el mundo estudiantil o laboral; no permitir que ninguna circunstancia o persona rebaje nuestra dignidad; respetar nuestras motivaciones y hacer las cosas que realmente nos gustan. A veces es mejor decir no ante determinadas situaciones que después no poder afrontarlas; tratar de ver el cambio como un desafío positivo y no como una amenaza y, finalmente, aumentar el civismo y el buen comportamiento ante las personas.

Cuando detectemos los primeros síntomas, la mejor manera de afrontar el estrés es, sencillamente, aprender a querernos un poco más, a respetarnos como personas e intentar afrontar la vida con una sonrisa.

 

                                      

Mireia Bertran Abelaira

 

 

 

 

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: