Proyecto de escritura

11 marzo 2009

LA HIPOCRESÍA

Filed under: Textos expositivos: resolución de problemas — ysiris @ 17:24

Sólo aquellos que sean capaces de ponerse y quitarse la máscara sobrevivirán en el teatro de la vida… (Alfred Weisweiler).

¿Tenía razón nuestro amigo y escritor alemán Alfred Weisweiler u hoy en día debemos señalar la hipocresía como uno de los mayores problemas sociales?

Todos sabemos que esta actitud ya se daba dos mil años atrás. Está en la Biblia, Mateo 6:2, “Cuando, pues, des limosna, no hagas tocar trompeta delante de ti, como hacen los hipócritas en las sinagogas y en las calles, para ser alabados por los hombres; de cierto os digo que ya tienen su recompensa”.

No obstante, hoy en día su forma no ha cambiado mucho. Actualmente podemos encontrar las mismas ramificaciones de este “talento” del camuflaje: hipocresía laboral, en familia, con amigos, etc. Existe una rivalidad entre trabajadores. Ésta provoca falsedad y competición. Por eso aparece la hipocresía laboral con más frecuencia. Las causas de mojigatería en la familia son diferentes. En este campo surgen conflictos entre hermanos, padres e hijos, etc. A veces es debido a las herencias, la envidia, el egoísmo… Sucede lo mismo con la falsedad entre amigos. Es cierto que la amistad es difícil de establecer. A priori no nos abrimos del todo para evitar daños. Esto es desconfianza y no desaparece del todo a pesar del tiempo transcurrido. Menos aún cuando existe rencor, envidia o competividad. Por eso, la doblez puede manifestarse entre amigos.

En  2007 se realizó un estudio sobre la mentira desarrollado por el departamento socio-humanístico de la universidad de Oxford. Los responsables analizaban la hipocresía mediante cuestionarios. El estudio reveló que el 83,3% de los encuestados afirmaban que el sexo femenino es el más falso. Los resultados son curiosos, ya que sentimientos como la hipocresía y el rencor se manifiestan más en mujeres.

El fingimiento nos conduce hacia sentimientos aún más negativos. Se trata de sensaciones como el odio, la envidia, el engaño, por parte del hipócrita. Y el sufrimiento, la agonía, la impotencia, el miedo y el dolor en la persona afectada por la falsa actitud.

¿Como lo podríamos evitar? Por muchos debates o conferencias que se realicen es algo que no cambiará. A no ser que la gente se lo proponga. Aún así, es imposible medir los sentimientos que tiene que poseer cada persona en el mundo. Deberíamos ser más conscientes del daño que nos suscita en nuestro interior. Puede que así optemos por buscar actitudes más positivas.

“Si hay algo que el tiempo no puede derrumbar esto es las pirámides y, por supuesto, la hipocresía humana” (Alfred Weisweiler)

Puede que no haya solución al problema, y lo mejor que podamos hacer es… ponerle buena cara.

 

 Iris Castells Hugas

 

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: