Proyecto de escritura

13 febrero 2009

Cine de terror: terroríficamente predecible

Filed under: Textos expositivos: análisis de causas — Elisabet @ 6:56

Hoy en día todo el mundo va al cine de vez en cuando. Además, cada vez hay más gente que se apunta a ser víctimas del furor de las películas de terror y suspense. No obstante, es recomendable prestar atención antes de comprar las entradas ̶ cada vez más caras ̶ para ver este tipo de películas, pues esa persona podría estar comprando una película que ha visto ya una decena de veces.

Siempre con la misma película”, se dice. Bien, en este caso sí se trata, en gran parte, de la misma película. Hemos entrado en un agujero negro, un agujero lleno de elementos que se repiten exhaustivamente filmación tras filmación, y es que “ya está todo inventado”.

Se puede afirmar, entonces, que el cine de terror y suspense es predecible. Es imposible, en muchas ocasiones, no saber qué ocurrirá en ciertas circunstancias, ya que los guionistas ceban la producción de clichés. De esta forma, cuando alguien ve terror, sabe exactamente en qué momentos se tendrá que tapar los ojos.

Estos clichés de las películas, como todo, se pueden clasificar. Y para comprobar la hipótesis, e aquí una clasificación de las causas que hacen del cine de terror, anterior espectáculo, una rutina.

Para empezar, los clichés de personalidad, que determinan cómo son los personajes. Al empezar la película nos llamará la atención un grupo de universitarios: el grupo está formado por cinco personas, todas ellas atractivas. Encontraremos la ideal pareja, equilibrio entre físico e inteligencia, el/la mejor amigo/a de la pareja, siempre fiel y con un gran corazón, el atlético y simpático amigo, quizás demasiado alocado o imprudente, y finalmente, un último personaje, que tendrá un trastorno de personalidad (violento, obseso sexual, irritable o, sencillamente, un “guaperas” cretino). Un cliché alternativo es el del típico matrimonio inestable que se muda a otra ciudad (para dar comienzo a la trama), junto a su hijo adolescente (todo un rebelde) y su bebé.

Después, se encuentran varios clichés de ambiente. El espacio en que se sitúa la acción será casi siempre el siguiente: una casa vieja con varios pisos, la escalera enfrente de la puerta, y puertas que se cierran y abren solas y luces intermitentes. Además, en esa casa habrá habitaciones oscuras, sótanos y escondites. La televisión de dicha casa sólo sonará cuando sea necesario, es decir, cuando haya alguna noticia referente a la aventura de los protagonistas. En muchas ocasiones, además, la acción varía de lugar. Así que los personajes salen de la casa (¡eso cuando consiguen abrir la puerta atascada!) y, mágicamente, comienza a haber tormenta. Cuando llegan al coche los protagonistas, las llaves se caen, y después, el coche decide no arrancar. Tras superar todos estos obstáculos se desplazarán a cualquier lugar tétrico, desierto y, sobre todo, sucio.

Existen también clichés de actuación, que se dividen en dos: actuación de los personajes y actuación del “malo” de la película, es decir, el asesino que acecha a sus víctimas. Los personajes actúan, en mayor parte, ilógicamente: si oyen un ruido, preguntarán ¿hay alguien ahí? ¿Hola?, para que el asesino que les desea muertos conteste; si ven que una puerta se abre sola, irán hacia ella; si ven un agujero en la pared, miraran por él; si el asesino les persigue, deciden subir las escaleras antes de salir “pitando” de la casa; si tienen la oportunidad de dejar K.O al asesino, le dan un golpecito para que despierte a los cinco minutos…

Los malos también actúan de una manera extraña: el hecho más importante es que nunca corren, sino que caminan, pero siempre alcanzan a sus víctimas. En el caso de fantasmas o seres sobrenaturales, también caminan, pero de una forma extraña, como si estuvieran cojos. Además, el asesino debe dedicarse a hacer ruidos por toda la casa para asustar a las víctimas, y siempre aparece por detrás, como los traidores.

Ahora, los clichés de casualidad. Estos son los más ridículos, y los más predecibles. El ejemplo más claro es el ya mencionado de las llaves del coche (y el motor estropeado). Además, los ascensores tampoco funcionan y los teléfonos móviles no tienen cobertura. Hay un personaje que tropieza y se cae en el momento más preciso y justo para que el asesino le atrape. Y los más importantes y decisivos: la pistola siempre se atasca en el momento oportuno, y las bombas se desactivan cuando falta un segundo para que estallen.

Los últimos clichés, los clichés de final. Como resulta lógico a los guionistas y productores, hay tres finales alternativos repetidos película tras película: el primero, una víctima que se daba por muerta mata al asesino por la espalda en su último aliento; la segunda, mueren todas las víctimas y no se descubre al asesino, y la tercera, el asesino aparentemente muerto se levanta y huye sin que nadie lo sepa… ¡este último final es una amenaza de secuela!

Comprobado está, todas las películas tienen algún elemento de estos. Es nuestra decisión tener criterio y decidir no ser conformistas, demandar algo mejor.

Elisabeth Llamas

1 comentario »

  1. Si usted va a un cine a ver una película de acción sera que usted va en la tónica de “predecir las explosiones y demás clichés del genero” ?? es obvio no necesita ser un vidente ni un critico de cine para seguir la trama, usted ya esta predispuesto a predecirla, no hace falta que lo diga ya la mayoría de gente sabe en donde intentaran asustar, clásico cliché del critico.

    Comentario por Gt-R Vspec — 16 enero 2015 @ 7:04 | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: