Proyecto de escritura

14 febrero 2009

La crisis del 2009

Filed under: Textos expositivos: análisis de causas — noemijurado @ 20:06

Actualmente nos encontramos ante un temido fenómeno. Temido tanto por los empresarios como para los trabajadores de estas. Es lo que conocemos por crisis económica. Esta crisis económica empezó oficialmente el 7 de mayo de 2008, fue el día en que el presidente del gobierno español se atrevió a reconocer que estamos frente una crisis, ya que hasta el momento, nos decía que simplemente estábamos en una situación de desaceleración.

Esta crisis a afectado sobretodo a empresas de contracción inmobiliaria, empresas textiles, de últimas tecnologías…

Una de las causas que ha podido llevar a las empresas a esta situación, ha podido ser un mal plan económico. Ya es complicado mantener una cierta estabilidad empresarial, y mucho más si mezclamos una mala planificación con la situación en la que nos encontramos hoy en día.

Actualmente, y muy relacionado con el tema que estamos tratando, encontramos el paro. Algunas grandes empresas como SONIC, PANASONIC, RENAULT se han visto obligadas a despedir a más de la mitad de su plantilla, debido a que tienen menos ventas que el año pasado. En el caso de SONIC y PANASONIC han obtenido un 75% y un 95% menos de beneficios que el año pasado, y en el caso de RENAULT un 87%, esta ha sido la causa de los masivos despidos, rompiendo así un ciclo económico.

Esto nos muestra la gran desestabilidad económica que están sufriendo las grandes multinacionales.

El gobierno se limita o a decir que no estamos en crisis y que estamos en desaceleración económica, como ya se ha dicho antes, o a asegurar que esto es pasajero y cesara a lo largo de este 2009, esperemos no poder llegar a hacer una comparación entre la crisis de 2009 de hoy con el crac del 29 de ayer.

Helena Blázquez Urbina 2batB.

13 febrero 2009

Turismo, otro mercado.

Filed under: Textos expositivos: análisis de causas — b1fmgonzalez @ 6:58

 

Las guías turísticas no dan una información completa sobre el arte. Estas sólo se limitan a las cosas más superficiales que se podrían suprimir y profundizar más en las obras de arte y los aspectos biográficos del propio autor.

Si tenemos un poco de tiempo nos podríamos mirar algunas de las guías turísticas que las bibliotecas ofrecen, como por ejemplo la Lonely planet  que más que una guía turística parece un catálogo. Digo eso porque si observamos en el sumario de la misma, veremos que utiliza colores más vivos en la parte de restauración y ocio, y en la parte de los itinerarios utiliza colores muy apagados.

 Esta falta de información sobre el arte la sufre, en particular, un público extranjero, al cual pretenden vender una obra como si fuera un producto comercial. Esta falta provoca en el turista una laguna mental.

Las guías turísticas dan más énfasis a la parte de restauración y ocio. Así que llego a la conclusión de que el arte se ha convertido en otro mercado más de nuestra sociedad consumista.  

Por lo tanto, lo que se podría hacer para solucionar esta mala información seria no dar tanta importancia a los restaurantes, discotecas, pubs, etc. y enfocar el arte como un elemento prioritaro.

 

Meritxell González

Cine de terror: terroríficamente predecible

Filed under: Textos expositivos: análisis de causas — Elisabet @ 6:56

Hoy en día todo el mundo va al cine de vez en cuando. Además, cada vez hay más gente que se apunta a ser víctimas del furor de las películas de terror y suspense. No obstante, es recomendable prestar atención antes de comprar las entradas ̶ cada vez más caras ̶ para ver este tipo de películas, pues esa persona podría estar comprando una película que ha visto ya una decena de veces.

Siempre con la misma película”, se dice. Bien, en este caso sí se trata, en gran parte, de la misma película. Hemos entrado en un agujero negro, un agujero lleno de elementos que se repiten exhaustivamente filmación tras filmación, y es que “ya está todo inventado”.

Se puede afirmar, entonces, que el cine de terror y suspense es predecible. Es imposible, en muchas ocasiones, no saber qué ocurrirá en ciertas circunstancias, ya que los guionistas ceban la producción de clichés. De esta forma, cuando alguien ve terror, sabe exactamente en qué momentos se tendrá que tapar los ojos.

Estos clichés de las películas, como todo, se pueden clasificar. Y para comprobar la hipótesis, e aquí una clasificación de las causas que hacen del cine de terror, anterior espectáculo, una rutina.

Para empezar, los clichés de personalidad, que determinan cómo son los personajes. Al empezar la película nos llamará la atención un grupo de universitarios: el grupo está formado por cinco personas, todas ellas atractivas. Encontraremos la ideal pareja, equilibrio entre físico e inteligencia, el/la mejor amigo/a de la pareja, siempre fiel y con un gran corazón, el atlético y simpático amigo, quizás demasiado alocado o imprudente, y finalmente, un último personaje, que tendrá un trastorno de personalidad (violento, obseso sexual, irritable o, sencillamente, un “guaperas” cretino). Un cliché alternativo es el del típico matrimonio inestable que se muda a otra ciudad (para dar comienzo a la trama), junto a su hijo adolescente (todo un rebelde) y su bebé.

Después, se encuentran varios clichés de ambiente. El espacio en que se sitúa la acción será casi siempre el siguiente: una casa vieja con varios pisos, la escalera enfrente de la puerta, y puertas que se cierran y abren solas y luces intermitentes. Además, en esa casa habrá habitaciones oscuras, sótanos y escondites. La televisión de dicha casa sólo sonará cuando sea necesario, es decir, cuando haya alguna noticia referente a la aventura de los protagonistas. En muchas ocasiones, además, la acción varía de lugar. Así que los personajes salen de la casa (¡eso cuando consiguen abrir la puerta atascada!) y, mágicamente, comienza a haber tormenta. Cuando llegan al coche los protagonistas, las llaves se caen, y después, el coche decide no arrancar. Tras superar todos estos obstáculos se desplazarán a cualquier lugar tétrico, desierto y, sobre todo, sucio.

Existen también clichés de actuación, que se dividen en dos: actuación de los personajes y actuación del “malo” de la película, es decir, el asesino que acecha a sus víctimas. Los personajes actúan, en mayor parte, ilógicamente: si oyen un ruido, preguntarán ¿hay alguien ahí? ¿Hola?, para que el asesino que les desea muertos conteste; si ven que una puerta se abre sola, irán hacia ella; si ven un agujero en la pared, miraran por él; si el asesino les persigue, deciden subir las escaleras antes de salir “pitando” de la casa; si tienen la oportunidad de dejar K.O al asesino, le dan un golpecito para que despierte a los cinco minutos…

Los malos también actúan de una manera extraña: el hecho más importante es que nunca corren, sino que caminan, pero siempre alcanzan a sus víctimas. En el caso de fantasmas o seres sobrenaturales, también caminan, pero de una forma extraña, como si estuvieran cojos. Además, el asesino debe dedicarse a hacer ruidos por toda la casa para asustar a las víctimas, y siempre aparece por detrás, como los traidores.

Ahora, los clichés de casualidad. Estos son los más ridículos, y los más predecibles. El ejemplo más claro es el ya mencionado de las llaves del coche (y el motor estropeado). Además, los ascensores tampoco funcionan y los teléfonos móviles no tienen cobertura. Hay un personaje que tropieza y se cae en el momento más preciso y justo para que el asesino le atrape. Y los más importantes y decisivos: la pistola siempre se atasca en el momento oportuno, y las bombas se desactivan cuando falta un segundo para que estallen.

Los últimos clichés, los clichés de final. Como resulta lógico a los guionistas y productores, hay tres finales alternativos repetidos película tras película: el primero, una víctima que se daba por muerta mata al asesino por la espalda en su último aliento; la segunda, mueren todas las víctimas y no se descubre al asesino, y la tercera, el asesino aparentemente muerto se levanta y huye sin que nadie lo sepa… ¡este último final es una amenaza de secuela!

Comprobado está, todas las películas tienen algún elemento de estos. Es nuestra decisión tener criterio y decidir no ser conformistas, demandar algo mejor.

Elisabeth Llamas

10 febrero 2009

¿POR QUÉ NOS IMPORTA LO QUE PIENSEN LOS DEMÁS?

Filed under: Textos expositivos: análisis de causas — Laia @ 5:43

 

Que nos importe o no lo que piensen los demás depende de cada persona, de su estado psicológico y anímico.

Sería interesante saber por qué la gente tiene esta reacción.

 

Es muy común que, por miedo a hacer el ridículo, queramos saber lo que piensan de nosotros. Por el temor a ser desplazados socialmente. 

 

Como humanos que somos, necesitamos satisfacer nuestras necesidades. Algunas de estas son: el amor, el cariño. Es por eso que por falta de cariño, necesitemos saber lo que piensan de nosotros. Para sentirnos queridos, para satisfacer esa necesidad.

 

Es más, la falta de personalidad es una causa por la que acostumbramos a averiguar lo que piensan sobre nosotros, ya que somos inseguros y necesitamos apoyarnos en los pensamientos de alguien.

 

Con las experiencias personales y las vivencias, nos damos cuenta de que a veces somos unos interesados. I acostumbra a querer saber lo que piensan, básicamente por interés. Nos aprovechamos de nuestra  manera de ser para que algo nos beneficie.

 

Por ejemplo, cuando queremos dar una imagen específica, nos interesa saber si se percibe esa imagen u otra para mostrar la que realmente queremos.

 

El amor, es una sensación que sin querer, inconscientemente,  a veces nos hace interesarnos por lo que piensa la persona querida. Porque pretendemos demostrar lo mejor de nosotros mismos. Para que aquella persona a la que amamos piense que somos la persona esperada.

 

No obstante, existe aquella gente que no se lo pregunta. Es causa de su autosuficiencia. Éstos recapacitan y concluyen que tanto da lo que piensen los demás. Están satisfechos con su personalidad y de sus actos. No temen a nada de lo que digan porque están seguros de ellos mismos.

 

En fin, vivimos en una sociedad muy insegura que necesita la ayuda mutua. Esto hace que hablemos unos de los otros y seamos conscientes que la gente lo hace porque nosotros también lo hacemos. Es por eso que nos preguntamos: ¿Qué piensan de mí?

 

 

 

 

 

Laia Mondéjar

7 febrero 2009

¿Por qué la moda es pasajera?

Filed under: Textos expositivos: análisis de causas — Marta Martorell @ 19:50

 

A menudo nos vemos influidos por las tendencias que marcan las modas cada temporada, debido a los desfiles en pasarela de las grandes marcas internacionales. Generalmente existen dos colecciones “prête à porter” en las cuales hay determinados elementos que las hacen diferentes de la anterior, causa por la cual el consumidor compra cada temporada una prenda nueva. La moda es pasajera aunque poco queda por innovar, motivo por el cual los diseñadores se fijan en “looks” de décadas anteriores como los 70 y el movimiento hippy, los 80 y la movida madrileña del pop, etc.

 

Vivimos en una sociedad consumista que determina nuestras compras en prendas de vestir y accesorios, ya que dichos desfiles marcan tendencias que luego se amoldan a lo que podemos encontrar en todo tipo de tiendas. En algunas los precios no se ajustan al poder adquisitivo de la sociedad, pero marcas de gran relevancia en el mercado nacional como el grupo Inditex (Berskha, Zara, Pull and Bear, etc.), Benetton, Mango, entre otras, ofrecen prendas que siguen las tendencias de la temporada a un precio mucho más asequible al bolsillo del consumidor. Este precio está marcado por adolescentes y jóvenes cuyo poder adquisitivo normalmente resulta escaso e insignificante al depender de las asignaciones familiares, de trabajos esporádicos, entre otros ejemplos.

 

Las modelos de pasarela, la publicidad en prensa o los medios audiovisuales suelen influir en la moda de cada temporada. Muchos adolescentes se fijan en las prendas de ropa que llevan sus ídolos deportivos, cantantes, actrices… El problema en estos casos viene determinado por el físico que tienen, el cual está centrado en una delgadez para nada conveniente. Esto está comportando una obsesión por adelgazarse, derivando en grandes problemas como la anorexia y la bulimia. No debemos olvidar que en adolescentes masculinos se ha incrementado el número de afectados por estas dos enfermedades.

 

También hay que tener en cuenta que muchos jóvenes en nuestra sociedad son fácilmente manipulables, tanto por lo expuesto hasta el momento como por el modo de vestir del grupo de amigos. Si la mayoría de éstos llevan pantalones algo más abajo de las caderas para enseñar los calzoncillos, pocos serán quienes no sigan esta tendencia. En el caso femenino ocurre lo mismo con minivestidos y faldas cortitas o “shorts”, a combinar con “leggins”, sin importar cómo se vean en el espejo. Su objetivo sólo es ir a la moda y vestir de la forma más similar posible al grupo de amigos al cual pertenecen. Así nos convertimos en personas con poca personalidad, puesto que caemos en la trampa del consumismo de un mercado que cambia constantemente, en base a las tendencias de moda.

Marta Martorell

 

¿Por qué la gente no es feliz?

Filed under: Textos expositivos: análisis de causas — nnavarr @ 19:48

¿Por qué la gente no es feliz? Es una pregunta que todos nos formulamos a menudo y siempre se encuentran respuestas obvias cuando sucede un caso en concreto, como la dolorosa muerte de algún familiar, la pobreza, los maltratos…

Pero, ¿por qué la gente no es feliz en general, cuando vive en un país desarrollado, es “privilegiada” y no le ha sucedido ninguna desgracia relevante?

Por un lado, aunque se viva en un país desarrollado, la gente no tiene el dinero que desearía, así que no puede hacer lo que le gusta. Al no poder cumplir todas sus pretensiones, se frustra y entra en una actitud de conformismo, por lo general. Al mismo tiempo, ese deseo de querer y no poder convierten a la sociedad en materialista –porque sólo  valora el  dinero, aquello material–, egoísta e  individualista –porque sólo le importa y mira por ella misma, sin pensar en los demás o en las calamidades que están pasando otras personas menos afortunadas en otros países–, y clasista –porque, generalmente, quien está mejor posicionado social y económicamente se cree superior a los demás–.

Por otro lado, se añaden las largas y rutinarias horas de trabajo –casi siempre mal pagadas–, que sufre una gran mayoría de la población, y el habitual ritmo de vida.

Parece que el ser humano esté limitado a nacer, escolarizarse para trabajar en un futuro, trabajar, casarse, seguir trabajando, tener hijos, seguir trabajando y jubilarse. ¿Sólo hemos venido al mundo para trabajar y seguir trabajando?

Finalmente, no se debe pasar por alto la ignorancia de la sociedad. La ignorancia consentida, que es más grave. Así, nos encontramos delante de una sociedad que se deja llevar por anuncios, políticos y falsas propuestas que nunca se cumplen; que mitifica a personajes aún más ignorantes y que está fuertemente marcada por unos modelos a seguir.

Con todo esto, la sociedad “privilegiada” se convierte en un rebaño de ovejas que responde a las órdenes del pastor, que no se manifiesta, que no piensa, que no decide por sí misma, que no hace nada por cambiar su triste situación y que sigue trabajando desmotivadamente sin encontrar una razón por la que vivir al día siguiente que no sea la de alimentar a sus hijos.

Mientras tanto, la gente seguirá trabajando sin parar, anhelando una inquisición de dinero que, en rara ocasión, alcanzará.

Núria Navarro

Errores habituales en las reuniones

Filed under: Textos expositivos: análisis de causas — meryhereu @ 19:45

 

Muchos de nosotros hemos tenido que asistir a alguna reunión, en un momento dado. Algunas veces salimos contentos, pero en ocasiones tenemos la sensación de haber perdido el tiempo o de haber dejado algún tema sin resolver. No es tan fácil preparar una reunión y seguir bien el hilo conductor ya que puede perder interés.

Hay varios errores que suelen encontrarse habitualmente en una reunión. Alguno de ellos es poco significativo y no llega a ningún malentendido, pero otros pueden ser trascendentales. Varios ejemplos lo demuestran:

Un error grave es convocar una reunión sin poner el día, lo cual representa una pérdida de tiempo para ponerse en contacto con la persona que convoca la reunión y decidirlo. Es necesario e importante poner el día de la próxima convocatoria.

También se pueden encontrar convocatorias sin orden del día o sin haber informado del contenido con suficiente tiempo para que los asistentes puedan prepararse el tema. El orden del día es fundamental ya que los convocados pueden prepararse para la discusión y no hablar de un tema que no haya sido citado.

Es imprescindible cerrar un tema antes de abrir uno nuevo, como en muchas ocasiones sucede. El hecho de no hacerlo hace que éste se vaya arrastrando en reuniones posteriores.

Hacer reuniones demasiado largas lleva al aburrimiento, al cansancio y no poder pensar con lucidez. Está claro que se tiene que sintetizar, ajustarse a la duración orientativa de cada punto, no repetir argumentos y de esta manera la reunión será más efectiva.

Podemos encontrar reuniones donde se habla de todo menos de los puntos a tratar, por ejemplo, el pelo de aquél o el vestido de la otra, es decir los típicos “cotilleos”. Está bien introducir un poco de “vidilla” para amenizar la reunión, pero siempre, sin perder de vista los puntos a tratar.  

Por otra parte, se cometen errores menos significativos pero que también es importante corregir, para el buen funcionamiento de la reunión: la impuntualidad, comer en medio de una reunión, estar reunidos en un sitio inapropiado (en sillas incómodas o sofás demasiado cómodos); el comportamiento es un punto a favor ya que es símbolo de educación. Es importante hacer la reunión en un lugar cómodo pero al mismo tiempo sin distracciones, así como tener respeto hacia los demás asistentes.

Así pues, para no perder el tiempo en una reunión y sacar todo el provecho posible, es necesario poner solución a estos errores, que tantas veces se cometen en las reuniones. Tiene que haber una persona que lleve el hilo conductor de la reunión con toda la seriedad posible y con un poco de sentido del humor.

Maria Hereu

5 febrero 2009

Ana y mia, un mundo “perfecto”

Filed under: Textos expositivos: análisis de causas — ka17 @ 18:34

La anorexia (ana) y la bulimia (mia) son dos enfermedades por trastornos alimenticios y que cada vez son más evidentes en la actualidad.

Estas dos enfermedades consisten en llegar a un objetivo común entre ambas: ser una persona físicamente “perfecta”.

El cambio de la idea de la perfección puede ser una de las causas más evidentes y más claras del aumento de personas anoréxicas y bulímicas, ya que antes una persona “perfecta” era una persona con carne, a la que no se le notaban los huesos, mientras que en la actualidad la mayoría de la gente considera que la perfección está en un cuerpo donde se pueden ver los huesos de todo el cuerpo, con un peso por debajo del mínimo según su estatura y edad.

La moda actual, de acuerdo con la idea idealizada de la perfección, conlleva una delgadez extrema.

Las modelos y también los modelos, dan un ejemplo de la perfección idealizada que tiene la sociedad en mente hoy en día. Y la juventud de esta generación se ve presionada y cree que necesita seguir esta moda, a los y las modelos para sentirse bellos y bellas, para sentirse un poco mejor consigo mismos. Y solo piensan en adelgazar lo más posible, sin tener en cuenta los medios por los que tengan que pasar hasta conseguir la delgadez extrema, ni las consecuencias que puede tener.

En un estudio que se realizó, se mostró que el 40% de las niñas de entre nueve y diez años en general querían perder peso porque sus madres (que ellas las ven como un modelo a seguir en todo, y les hacen caso) les dijeron que tenían que adelgazar.

Además, hay otros estudios realizados que revelan que normalmente las madres de las chicas que padecen de bulimia, son unas madres que tienden más bien a ser muy críticas y distantes con sus hijas; mientras que las madres de las chicas anoréxicas tienden a estar demasiado involucradas en la vida de éstas.

La familia es un factor muy importante, puede ser un apoyo para que los jóvenes no caigan en la anorexia y la bulimia, o por el contrario, puede convertirse en una de las causas principales de que caigan en este tipo de enfermedades.

La vulnerabilidad personal también es una de las mayores causas de estas dos enfermedades. Si una persona ya es vulnerable tiene más posibilidades que una persona fuerte en caer en enfermedades de éste tipo.

Actualmente, todos los jóvenes y no tan jóvenes tienen un blog donde casi cada día escriben lo que sienten, lo que hacen y harán a lo largo del día… Y muchas personas que padecen de anorexia o bulimia tienen también un blog, con información para la gente que no sabe nada sobre el tema, y donde explican que estas dos enfermedades son una forma de vida distinta.

Estos blogs, que en un principio pueden parecer inofensivos, son realmente peligrosos para la juventud en general, ya que además hay muchas más páginas PRO-ANA y PRO-MIA, que son páginas donde se incentiva a las personas a que entren en este mundo paralelo: el mundo de ana y mia. En estos blogs se puede encontrar de todo: desde escusas para no comer y los padres crean que ya has comido, como distraerse si tienen hambre… hasta frases que “ayudan” a seguir adelante con ana y mia.

La anorexia y la bulimia, son un mundo aparte, un mundo que puede parecer bonito, ideal, perfecto… Pero solo consiguen destrozarse por dentro y por fuera. Nadie puede llegar a ser nunca perfecto, pues la perfección completa no existe.

 

Carla Monfort Anglada

 

 

¡No más por favor!

Filed under: Textos expositivos: análisis de causas — Aida @ 18:31

Quien más quien menos ha tenido algún roce con la justicia. Pero, ¿es realmente justa? No.

Justicia es una de las cuatro virtudes cardinales, que inclina a dar a cada uno lo que le corresponde o pertenece. Esto no siempre se cumple. ¿Cuántas veces se ha culpado a alguien inocente? ¿Cómo un asesino o violador puede pasar diez años en la cárcel y después quedar en libertad? ¿Cómo puede haber juicios comprados? ¿Por qué los jueces no hacen nada cuando las mujeres mueren a manos de sus parejas?

Siempre hay alguien que sale perdiendo o perjudicado, pero no siempre es quien se lo merece.

En el caso de la violencia de género, siempre se trata de una mujer y un hombre. Cuando una mujer es maltratada por su pareja siente un gran pánico. Tiene miedo de todo y cuando se atreve a dar el gran paso de ir a la policía a denunciarlo, ésta impone una orden de alejamiento al agresor. Ésta orden en la mayoría de casos no se cumple y acaba en tragedia.

Uno de los grandes problemas es que la justicia no actúa de forma seria hasta que la víctima no presenta “heridas físicas” que se puedan demostrar que se las ha hecho la pareja. Muchas de las veces se pasan de las amenazas a los apuñalamientos o a “heridas” que no se pueden curar. Siempre se actúa cuando es demasiado tarde.

Otro de los problemas es el respeto. Entre la pareja hay desconfianza y miedo a no ser respetado. Hace cuarenta años, cuando una pareja decidía casarse (ya que antes para vivir juntos tenían que estar casados si no se veía como un pecado) era hasta que la muerte los separara. Aparte, las mujeres lo aguantaban todo, porque eran las criadas de sus maridos y solo servían para estar en casa y para tener hijos.

Hoy en día hay igualdad entre el hombre y la mujer. Aunque aún existen casos en los cuales la mujer es solamente un “trapo sucio”. Por ese motivo la mujer se enfrenta con más frecuencia al hombre, hecho que antes era impensable, y a causa de su debilidad pierden la partida.

Pero, ¿Cuántas mujeres más tienen que morir para que se ponga un remedio eficaz? A nadie le gustaría estar en la piel de alguno de estos casos.

Aida Moreno

Jarabe de palo

Filed under: Textos expositivos: análisis de causas — roserdorda @ 18:28

“Otra mujer fue asesinada por su pareja sentimental el pasado viernes en la ciudad de Barcelona”. Éstas son el tipo de noticias que se alternan con anuncios que no tienen ningún tipo de fondo ni contenido. Somos víctimas de transmisiones televisivas que van describiendo a la sociedad de hoy en día. Es un tipo de violencia característica de unas mentalidades arcaicas que no se han adaptado al contexto de la actualidad.

Son esa clase de personas que tienen una doble personalidad: por una parte, se muestran encantadoras ante los demás; por otra, son maltratadores. Así lo afirman muchos de los vecinos entrevistados: “Nunca me lo habría imaginado, era tan encantador”. El maltratador dispone de una superioridad física con la que maltrata a su mujer. No tiene más arma que su puño para mostrar su propia identidad. Debe de ser la mezcla de esta clase de superioridad con los celos, la obsesión y el alcohol, la que termina con la muerte de muchas víctimas inocentes.

La mujer se convierte en una especie de juego regido por las normas machistas  impuestas por el hombre. Unas veces se enloquecen por el amor de su pareja, otras las rechazan sin más; con la ayuda del jarabe de palo con el que manipulan los sentimientos femeninos. Ellas son presas de este juego cuyo final es incierto.  La inferioridad moral de algunos hombres es la que desencadena la impotencia y la muerte de sus presas, que se van consumiendo a lo largo de los años; ésta es una realidad cada vez más vigente en nuestras vidas que va llenando las páginas de cualquier periódico.

En nuestro presente contamos con muchas campañas que sirven para concienciar a todas las mujeres de que no se rindan y de que luchen por el día a día. Es el momento de cortar con este tipo de violencia, ¡tenemos que aprender a decir no!

Roser Dorda

Página siguiente »

El tema Rubric. Blog de WordPress.com.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.